La generación del conocimiento en el Sistema UNIVA

La vocación de una universidad, es provocar y promover la universalidad del pensamiento y del quehacer relacionado a sus funciones sustantivas; la investigación, la docencia, así como la extensión y vinculación con el entorno, se integran y confabulan para generar, transferir y aplicar el conocimiento en vías del progreso y la transformación social.
 
En este tenor, la investigación dentro de la Universidad del Valle de Atemajac (UNIVA) es fuente del conocimiento, contribuye en la detección, búsqueda y generación de soluciones a las diversas problemáticas sociales, académicas y científicas del entorno, así como en el cumplimiento de la misión institucional de “incidir en la transformación social desde la cosmovisión católica, y formar personas íntegras en lo humano, científico, tecnológico y profesional, que sean líderes con espíritu de servicio, comprometidos con el bien común y el desarrollo sustentable” (“Plan Integral de Desarrollo 2016-2020”, PID, 2017, p. 26).
 
En el sistema UNIVA se asume como labor científica el evidenciar y mostrar la realidad de forma responsable, con un enfoque interdisciplinario y flexible que integre la mirada que ofrecen, durante su proceso formativo, los estudiantes de diferentes niveles educativos; asume el reto de desarrollar ideas creativas, innovadoras, que respondan con pertinencia y visión integral a los requerimientos de dicha realidad; su labor científica se compromete con el bien común a partir de un enfoque sistémico y sustentable que incide desde los diferentes ámbitos del saber en la transformación social. La investigación en el sistema universitario se ha incrementado, fortalecido y se ha forjado; durante su proceso de consolidación ha enfatizado la vinculación con agentes externos, locales, nacionales e internacionales, públicos y particulares, a través de la realización de convenios interinstitucionales y colaboraciones conjuntas entre pares científicos.
 
La investigación es un elemento de la visión institucional, ya que ”somos un sistema universitario eficiente, sustentable y congruente con su identidad católica, que bajo la perspectiva del compromiso comunitario y con una propuesta educativa orientada a una formación integral y profesional aplicada al ejercicio laboral, favorece la formación de líderes comprometidos con su entorno. (PID, 2017, p. 20)
 
Sobre dicho entorno, en septiembre de 2015, los líderes de las naciones determinaron 17 objetivos a lograr para el 2030 con la finalidad de atender las problemáticas globales como la pobreza, el deterioro del planeta y la falta de un desarrollo sostenible para todos; por ello la organización de Naciones Unidas (s.f.) invita a todos los actores de la sociedad a tomar parte para alcanzar las metas.
 
De acuerdo con la UNESCO (s.f), 7,000 millones de personas en el mundo cuentan con recursos naturales limitados, por lo que hace un llamado a las sociedades a ser responsables y aprender a vivir de manera sustentable; por ello promueve una Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) que genere un cambio en el pensar y actuar en las personas a fin de lograr un futuro sustentable y de calidad para todos, en cualquier nivel y contexto social; fomenta el empoderamiento mediante la adquisición de conocimientos, habilidades, valores y comportamientos requeridos para confrontar los desafíos de manera responsable donde se respete la biodiversidad ambiental y cultural.
 
Tras el análisis de estas demandas y tendencias del contexto mundial actual y en respuesta en ese tenor a las necesidades locales, regionales y del país, se han definido seis líneas de investigación que al paso del tiempo se han robustecido con los hallazgos obtenidos de diferentes proyectos realizados, conocimiento que se ha difundido entre aquellos que en sus manos tienen el poder de decisión o de actuar para cambiar el rumbo de las cosas. Dichas líneas son Desarrollo sustentable y energías renovables, Gestión del cambio, emprendimiento social y cambio organizacional, Salud y calidad de vida, Desarrollo comunitario y problemática social, Educación y Teología, ser humano y trascendencia, las cuales a su vez cuentan con una diversa gama de sublíneas atendidas mediante procesos de investigación integrados al currículum institucional de forma transversal en el cual colaboran investigadores, profesores y estudiantes de los diferentes programas educativos, departamentos, áreas y planteles del sistema, en colaboración con agentes externos a la institución.
 
El Plan Integral de Desarrollo UNIVA (PID, 2017) señala que la investigación colabora en el fortalecimiento de la identidad institucional al fortalecer el compromiso social de la comunidad universitaria con liderazgo católico, así como en la relación con el entorno para maximizar beneficios de las relaciones interinstitucionales en el sistema (pp. 34-40). Desde el enfoque filosófico y axiológico de la UNIVA, la investigación se soporta en los niveles humano y divino, “en los valores cristianos de la dignidad humana y en la generación de nuevo conocimiento que conduzca al desarrollo de la colectividad y a la sabiduría”, esta deberá favorecer la integración de una comunidad científica, dialógica y de organización del capital humano al interior de la Universidad. (PIISU, 2014, p. 18).
 
Por ello, en cuanto a la identidad católica que distingue a nuestro sistema universitario, la investigación toma como referente la carta encíclica “Laudato si” (Alabado seas) del Santo Padre Francisco sobre el cuidado de la casa común. El documento ensalza a la actividad científica y tecnológica impulsada desde varios países del mundo para aportar progreso a la humanidad en los diferentes ámbitos del conocimiento, sin embargo también hace un llamado a atender puntualmente la forma en la cual son utilizadas las capacidades desarrolladas por aquellos que tienen el conocimiento y además “el poder económico para utilizarlo” (Bergoglio, 2015).
 
El Santo Padre señala “La tecnología que, ligada a las finanzas, pretende ser la única solución de los problemas, de hecho suele ser incapaz de ver el misterio de las múltiples relaciones que existen entre las cosas, y por eso a veces resuelve un problema creando otros.” La visión estrecha que ofrece la especialización de la tecnología, que logra aplicaciones muy concretas, en la cual se suelen fragmentar los saberes, deja de percibir y reconocer la relación existente entre las cosas, perdiendo de vista el todo y ofreciendo soluciones que no responden adecuadamente a las problemáticas sociales, ambientales y económicas del mundo. (Bergoglio, 2015).
 
Para la Universidad del Valle de Atemajac, las perspectivas económica y humanista de grupos de investigación, donde los primeros responden con enfoque empresarial a intereses económicos y los segundos defienden el valor del conocimiento al servicio de la humanidad, no se oponen ni se excluyen, sino que se complementan; una universidad no ha de pretender sesgar y alentar la formación de investigadores que solo respondan ante intereses puramente económicos, pero tampoco pretende generar conocimientos que no sean aplicables y replicables para resolver problemas comunes de la vida cotidiana. (PIISU, 2014, 12).
 
Por tanto, el quehacer científico de la Universidad del Valle de Atemajac es consciente de la necesidad de buscar solución a los problemas, para ello facilita la generación de conocimiento colegiado y privilegia proyectos que surjan de las redes de investigación en las cuales se fomenta la organización, gestión, promoción y cooperación interinstitucional. (PIISU, 2014, 19). El objetivo principal del trabajo en red es la formación del recurso humano mediante el desarrollo de sus habilidades investigativas, para ello se cuenta con un programa de asistentes de investigación destinado a estudiantes de los diferentes programas y niveles académicos, denominado “ENLACE, Semilleros de investigación”, donde los alumnos se integran a los proyectos de investigación para liberar prácticas profesionales, servicio social y/o como opción para la titulación por informe de experiencia en investigación. Los profesores y estudiantes de unidades de aprendizaje específicas, al igual que los asistentes de investigación, pueden participar en los proyectos con actividades específicas y hacer uso de los espacios donde se desarrollan dichos proyectos. Actualmente se realizan labores de intervención e investigación en una comunidad rural con población en situación de pobreza, y en la denominada “Granja experimental para el desarrollo sustentable”, propiedad de un pequeño productor porcícola con el cual se tiene un convenio. El objetivo de contar con estos espacios como aula abierta es que las labores de investigación se lleven a la aplicabilidad y los estudiantes vivan su proceso de enseñanza y aprendizaje en condiciones reales del entorno.
 
La tipología de la investigación en el sistema universitario responde al tipo de actor involucrado y la finalidad de la misma; por tanto se cuenta con proyectos de investigación científica, básica o aplicada y tecnológica; proyectos de investigación institucional, proyectos de investigación educativa y proyectos de investigación para los estudiantes como opción de titulación; de acuerdo al abordaje se cuenta con proyectos de investigación básica, aplicada, de desarrollo tecnológico y de intervención. Los alcances y limitaciones son diferentes y se categorizan como teóricos o de aporte al estado del conocimiento, de aplicación, cambio de procesos, mejoramiento o innovación. (PIISU, 2014, pp.10-11).
 
La investigación en la universidad reconoce el valor de la honestidad, la utilización y difusión ética del conocimiento, y acata la normatividad y principios éticos que evitan actos que atentan contra el derecho y la dignidad de la comunidad científica, académica y social. La comunidad científica de UNIVA, reconoce la humildad como una característica propia del investigador, quien somete a juicio de sus colegas, pares y comunidad en general, sus hallazgos y conclusiones, con el fin de retroalimentar su ejercicio investigativo; e integra la información en reportes para la adecuada administración y control pertinente de su proyecto, lo cual conduce a evaluar el impacto del mismo mediante una evaluación que considera variables e indicadores establecidos y contenidos en un formato integrado al Plan Institucional de Investigación del Sistema UNIVA.
 
Es así que para la institución universitaria, la ciencia ha de estar al servicio de la comunidad humana. “La ciencia puede tener valor por la ciencia misma, la investigación por la investigación misma, porque a la larga son beneficiosas para los seres humanos. Sin embargo, nunca es ocioso reafirmar y recordar que en primer lugar está la persona humana y su dignidad inalienable hacia la cual ha de estar dirigido en último término el trabajo investigativo, buscando el bien de los seres humanos tanto individual como comunitariamente” (PIISU, 2014, p. 35). 
 

REFERENCIAS