Mensaje de error

Notice: Undefined index: und en __lambda_func() (línea 2 de /wwwdata/webanuies/www/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc(131) : runtime-created function).

Especialistas compartieron en el ITESO los avances de las acciones para preservar el Bosque La Primavera

Representantes de organizaciones civiles, instituciones educativas y de gobierno compartieron los avances de las acciones que se llevan a cabo para preservar el Bosque La Primavera. En la sesión, se adelantó que se estudia impacto de las políticas pública

Lo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS): una de cada nueve muertes en el mundo es causada por condiciones relacionadas a la contaminación atmosférica. Y nueve de cada 10 personas respiran aire contaminado. 
 
Por ello, la contaminación atmosférica fue el tema protagonista del Día Mundial del Medio Ambiente 2019. En este contexto, la Casa ITESO Clavigero fue el punto de reunión para que representantes de la sociedad civil, academia y gobierno reflexionaran en relación con los recientes incendios forestales que se han dado en la entidad y el impacto que tienen en la sociedad, en el diálogo “Bosques, incendios y calidad del aire”. 
 
Marciano Valtierra Azotla, director del Organismo Público Descentralizado (OPD) Bosque La Primavera, compartió que la conservación de este espacio es fundamental para la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), dados los efectos directos que tiene sobre la salud pública y calidad de vida de los ciudadanos.  
 
Acotó que, en lo que va del año, se han combatido 136 igniciones, de las cuales 73 han sido fuera del área natural protegida.  
 
“Esto nos da un indicador de la alta vulnerabilidad que tiene el bosque y cómo los factores asociados a las actividades agropecuarias y urbanas que se realizan cotidianamente alrededor del bosque lo ponen en este estado de vulnerabilidad”, asentó. 
 
A ello se suman condiciones resultantes del cambio climático, como sequía, fuertes ráfagas de viento y baja humedad, que dan como resultado incendios explosivos. El director urgió a diseñar instrumentos preventivos y de regulación más estrictos que reduzcan los factores de riesgo. 
 
Eduardo Cruz Castañeda, gerente de Manejo de Fuego de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), coincidió al señalar que al menos 97 por ciento del total de los incendios ocasionados en México durante los últimos 20 años han sido ocasionados por alguna actividad humana. 
 
Sergio Graf Montero, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial del Estado de Jalisco (Semadet), afirmó que este año aumentaron las declaratorias de alertas atmosféricas ligadas a incendios en comparación con 2018. 
 
“(Las alertas) son diferentes a las contingencias porque no se tienen elementos de medición, por los que no se puede establecer una contingencia. Como medida preventiva, se lanza una alerta”, comentó. 
 
Recordó que recientemente se lanzó la iniciativa Jalisco Respira, la cual tiene como objetivo promover la conservación de bosques y prevención de incendios. “Lo que estamos tratando de hacer es abordar la problemática desde una perspectiva transversal y de colaboración con los diferentes órdenes de gobierno para tener los resultados que esperamos a lo largo del tiempo”, dijo. 
 
El papel de la academia en la conservación de bosques
 
Carlos González Figueredo, profesor del Departamento de Procesos Tecnológicos e Industriales (DPTI) del ITESO, señaló que desde esta casa de estudios se trabaja en temas de calidad del aire, por medio de una red de monitoreo instalada en 2018 en colaboración con varias dependencias de la universidad y con Anillo Primavera, con recursos obtenidos de la Fondo de Apoyo a la Investigación del ITESO. 
 
El académico señaló que, dados los últimos incendios en el Bosque La Primavera, resulta primordial fortalecer los sistemas de monitoreo de calidad del aire y de detección de incendios forestales, con la intención de que provean de herramientas para atender estas emergencias con suficiente oportunidad. 
 
“Este año trabajamos en una metodología para definir el impacto de las políticas públicas sobre reforestación y calidad del aire, tomando en cuenta factores más cuantificables como modelos de dispersión de contaminantes, gasto público y la cantidad de personas a las que va a impactar, a fin de poder dar información a las agencias gubernamentales sobre las estrategias a priorizar”, mencionó el investigador. 
 
En estos proyectos participan estudiantes de las ingenierías en Sistemas Computacionales, Electrónica y Ambiental, así como de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. 
 
Hugo de Alba Martínez, también académico del DPTI, resaltó que en los predios que la universidad tiene en el bosque se trabaja para generar consciencia para la conservación, a la vez de que sirven como laboratorios vivos para la formación de los alumnos. 
 
Aplaudió que desde el gobierno se retome un enfoque desde los servicios ecosistémicos de los bosques, que se refiere a todos los beneficios que aportan la naturaleza, como la regulación de clima, secuestro de carbono, saneamiento de aguas subterráneas y oportunidad para la recreación y el turismo. 
 
Completaron el panel Ernesto Herrera Guerra, director general de Reforestamos México AC; Juan José Llamas Llamas, director ejecutivo de Recursos Naturales de la Semadet; Héctor Gilberto Trejo, combatiente de incendios; Juan Manuel Calderón Chávez, presidente de la Liga de Ciclismo de Montaña de Occidente; Manfred Meiners, director general de Biodiverso AC, y Sacramento Honorio García Sosa, suplente legal de la gerencia estatal Jalisco de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).