Alumna del ITESO, primera en obtener Certificación Internacional en DDHH en Latinoamérica

Sofía Bautista es la primera estudiante latinoamericana en obtener la Certificación Internacional en Litigio Estratégico en Derechos Humanos por la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional de la Plata, Argentina.
 
Fue en las Jornadas de Derecho de 2017 cuando Sofía Bautista, estudiante de tercer semestre de la Licenciatura en Derecho, y el profesor Herman García Salcedo coincidieron. Él le dio un folleto con información de la certificación en litigio estratégico en derechos humanos y la convenció de participar.
 
Así, Sofía Bautista se convirtió en la primera joven estudiante a nivel Latinoamérica –tenía 19 años– en obtener la Certificación Internacional en Litigio Estratégico en Derechos Humanos por el Instituto Interamericano de Responsabilidad Social y Derechos Humanos y la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional de la Plata, Argentina.
 
En el ITESO sólo ella y Herman García Salcedo, quien también es asesor jurídico de la Clínica Jurídica Ignacio Ellacuría del ITESO, cuentan con esta certificación, que en realidad es sólo para quienes ya son profesionistas. “Para entrar tuve que realizar un ensayo sobre cómo aplicaría la certificación en mis planes a futuro”, cuenta Sofía.
 
Durante el proceso de certificación, la estudiante conoció a expertos en derechos humanos de América Latina como Víctor Rodríguez, presidente del Instituto Interamericano de Responsabilidad Social, quien organizó el grupo de trabajo sobre México que llegó a la conclusión que al país le falta la independencia judicial.
 
“También estuve con el Presidente de la Corte, Eduardo Ferrer, en Costa Rica, él trabajó en la Suprema Corte, y con Fabián Salvioli, de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de la Plata en Argentina, que hoy es secretario en las Naciones Unidas”.
 
¿Cómo fue la experiencia de la certificación?
Constó de tres módulos. El primero se llevó a cabo aquí en Guadalajara, el segundo en Washington, DC, y el tercero fue en Costa Rica, donde tuve la oportunidad de ir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
 
Me dio una nueva perspectiva en todo: en la perspectiva de derechos humanos y en siempre priorizar el desarrollo y bienestar de una persona sobre todas las cosas.
 
¿Cuáles son tus planes a futuro?
Desde que tenía quince años tengo el propósito de hacer una maestría en equidad de género, derechos humanos y paz; además, me gustaría trabajar en una organización que se llama Equality Now que defiende a niñas de África, toca temas de mutilación genital, violaciones, etcétera.
 
Tengo pensado también irme el siguiente verano a la Universidad de Oxford –les mandé mi certificación y fui aceptada–, para cursar materias que me ayuden a enriquecer más la parte de derechos humanos.
 
¿Has tenido algún contacto con Equality Now?
Sí, desde que tengo quince años estoy en contacto con ellos. Y ahorita con la certificación me dijeron que por conocimientos ya podían recibirme en cualquiera de sus oficinas que están en Nueva York y Reino Unido.
 
¿Qué opinas de la situación actual de nuestro país?
Es una pregunta simple, pero el trasfondo es complicado. Estamos mal en muchos sentidos, desde cosas chiquitas hasta las grandes violaciones, pero todo empieza por lo chiquito. Ahí es donde está el diálogo social.